El mundo de los No-A (1945)

Por Iván Guevara

Autor: Alfred E. Van Vogt (1912-2000, Canadá-USA)

Título original: The World of Null-A (inglés) 

Páginas: 272

Contexto: La acción transcurre en un mundo cuasi perfecto regido por una lógica no-aristotélica. El equilibrio y el orden se han conseguido gracias a un organismo omnipotente llamado, simplemente, La Máquina. La movilidad social es muy rígida y la única manera de prosperar, es ganando en unos juegos anuales organizados por La Máquina. El contexto de la trama es mucho más rico y complejo pero creo que con esto bastará para situarnos.

Tema: Sabiéndose poseedor de una inteligencia superior a la media, Gilbert Gosseyn (que suena igual que go sane, «estar sano»), acude a los Juegos en la Ciudad de la Máquina, con la esperanza de poder viajar a Venus —el sitio donde vive lo más selecto de nuestra raza—. Pero, al presentarse, saltan todas las alarmas: no existe y nunca ha existido ningún Gilbert Gosseyn. Las personas y lugares que formaban parte de sus círculos no sólo no le han visto nunca sino que ocupan posiciones sociales diferentes a las que Gosseyn recuerda.

A partir de aquí, Gilbert comienza un periplo digno del mejor P.K. Dick (quien ha citado a Van Vogt como una de sus principales influencias), donde nada es lo que parece y las leyes de la física se alteran sin concierto, teletransportando a Gosseyn de un sitio a otro —llegando incluso al mismo Venus—, para solucionar asuntos que tampoco le quedan demasiado claros. Todo esto, sin siquiera saber si las personas que le rodean son aliados o enemigos de su causa (que básicamente se reduce a averiguar quién es él realmente y por qué y quiénes le implantaron los recuerdos de Gosseyn).

Según la mejor tradición de la novela seriada —El mundo de los No-A fue publicada originalmente por episodios en la revista Astounding Science Fiction—, la trama avanza con giros inesperados cada diez páginas, en los que Gosseyn va recogiendo retazos con los que reconstruir su identidad perdida.

Pasan, fácilmente, las tres cuartas partes del libro sin que sepamos realmente qué está sucediendo pero, cuando llega el sorprendente final, os aseguro que todos y cada uno de los cabos quedan bien atados.

En su momento fue una novela polémica, debido a la propuesta filosófica que defiende y puede que actualmente, a algún progre de esos de molde, se le antoje algo elitista. No niego que lo sea, pero el valor negativo de este término lo ponéis vosotros, gente del siglo XXI. Lo que Van Vogt sugiere —porque tampoco es que quede dicho abiertamente—, es que una persona con una meta clara, inteligente y decidida vale más que alguien corto de miras y de entendederas —y que este último es, en cuanto al aporte que hará al conjunto de la especie humana, más bien prescindible (en el mejor de los casos)—.

El mundo de los No-A es una novela innovadora y original. De lectura obligada para los amantes tanto del género como de la filosofía.

Un pasaje: «La muchedumbre se movía o permanecía inmóvil. Tenía voliciones que empezaban como una diminuta bola de nieve rodando ladera abajo y convirtiéndose en una avalancha. Había brechas cuando la gente era aplastada por las presiones; resonaban gritos cuando los menos afortunados perdían pie y caían. La multitud era una mujer desalmada; se erguía de puntillas y contemplaba con indiferencia a los que la agasajaban con el símbolo destruido de la cordura de un mundo. [...] Tenía que tensar su atención para localizar boquetes en las masas de seres humanos [...] A pesar del riesgo, a Gosseyn no le sorprendió que hicieran progresos. Había una curiosa ley psicológica que protegía a los hombres con objetivos determinados de aquellos que no tenían ninguno.» 

Tengo en cola de lectura: El viaje del Beagle espacial

1 comentario:

  1. De este caballero, sólo tengo y he disfrutado leer "Slan" (hace muuuuucho tiempo, el siglo pasado cuando estaba aún en la universidad) y "El viaje del Beagle Espacial" (a principios de este siglo, en otra época que recuerdo con nostalgia). Por ende, me encantó tu texto, lleno de observaciones más que interesantes y que me demuestran que tengo una deuda pendiente con tan destacado escritor. Como siempre, tu blog está lleno de maravillosos escritos.

    ResponderEliminar