Los Seriales: El cine por entregas

Por Iván Guevara

Desde hace ya un tiempo, en este blog se vienen publicando diversos seriales cinematográficos pertenecientes al género que nos ocupa (cada uno de ellos en una página independiente). Creo que ha llegado el momento de poner en contexto todo ese material.

Los seriales —o películas por entregas— hicieron su aparición durante la primera década del siglo XX, viviendo su época de apogeo entre 1935 y 1950, para luego ir desapareciendo paulatinamente hasta extinguirse —a merced del ineluctable avance de la televisión—, a mediados de los años ’50s.

Contemporáneos a la radionovela, encontramos su antecedente más claro en el folletín por entregas, formato literario surgido como consecuencia de la alfabetización de las clases populares en la flamante república francesa.

El cine serial hereda del folletín una exageración argumental, donde —a pesar de lo lineal de la trama—, la aventura se reaviva con constantes giros y los más truculentos peligros asechan al héroe a la vuelta de cada esquina. Otra característica común es un maniqueísmo casi infantil en el tratamiento de los personajes: Los buenos son nobles y desprendidos hasta el paroxismo, mientras que los malos son perversos, de mentalidad retorcida y prácticamente sin rasgos de humanidad.

Portadas de folletines en castellano
Párrafo aparte merecen las situaciones de tensión extrema —cliffhanger— que se viven al final de cada episodio y que funcionan como reclamo, obligando al espectador a regresar a la semana siguiente para, desembolsando los escasos centavos que cuesta la entrada, enterarse de cómo logra salvarse el héroe. A menudo, los guionistas recurren a soluciones no muy honestas —desde el punto de vista estructural— para salir del atolladero (como insertar una escena entre las ya mostradas donde, por ejemplo, se ve al héroe saltando del coche poco antes de que éste caiga por el precipicio, salvando su vida al mismo tiempo que se carga la continuidad narrativa).

A pesar de tener su cuna en Europa —en los albores del cine mudo—, fue en los Estados Unidos donde los seriales consiguieron difusión masiva y un éxito que se propagó al resto del planeta. Éxito debido, fundamentalmente, al buen hacer de tres estudios cinematográficos: Universal, Columbia y Republic Pictures. Esta última se especializó hasta tal punto en la producción de seriales que apenas logró sobrevivir un par de años al declive del formato.

Para comprender la desmesurada popularidad que conseguían estas historias baratas, es necesario recordar que el sonido acababa de llegar al cine y que la televisión sólo era uno de los tantos artilugios futuristas imaginados por los autores de ciencia ficción del momento.

Durante el segundo cuarto del siglo XX, el único material audiovisual al que niños y adultos tenían acceso —si eran afortunados—, consistía en una función de cine semanal (generalmente el sábado o el domingo). La típica función de cine constaba de un noticiero, algún cortometraje, uno o dos dibujos animados, dos largometrajes (uno de ellos de serie B) y un episodio del serial del momento (los cines más venturosos llegaban a exhibir simultáneamente dos o tres seriales diferentes). Huelga decir que, quien se perdiera algún capítulo del serial, ya no tendría oportunidad de verlo en ninguna otra función.

Los seriales eran producidos de forma industrial; filmando de 12 a 15 episodios en menos de un mes y —a veces—, terminando el montaje cuando ya se habían estrenado los primeros capítulos. Por lo general el primer episodio era algo más largo que los siguientes —se usaban tres rollos de película de 7 minutos cada uno, en lugar de dos— y solían reutilizarse tomas de otros seriales o películas para abaratar costes.
Seriales inspirados en cómics y pulps

En cuanto a los géneros, hubo para todos los gustos: westerns, aventura exótica, policiales, capa y espada, aventuras de héroes enmascarados provenientes de cómics y pupls, espionaje, suspense y —por supuesto—, ciencia ficción. El romance siempre estaba presente pero —curiosamente— el melodrama rosa no tuvo cabida, imagino que merced al afán de elaborar un producto que pudiese interesar a todo tipo de público.

Tanto en México como en Argentina —por extensión, me atrevería a decir que también en el resto de Hispanoamérica—, los seriales fueron estrenados respetando el formato y la frecuencia de exhibición original. En España, sin embargo, solían recopilarse varios episodios en rollos de duración similar a la de un largometraje, mostrando cada serial en dos o tres «jornadas», como complemento de la película principal.

Sirva esta breve reseña como introducción a un estilo narrativo popular único que, hijo de los adelantos tecnológicos de una época concreta, sucumbió apenas en su segunda generación, ante los avances de la misma tecnología que permitió su desarrollo.

La televisión recogió, de alguna manera, la antorcha que el cine serial había dejado caer y se encargó de aplicarle sus propios códigos, suavizando las escenas de violencia, edulcorando las tramas y empantanándose en un círculo cerrado de ideales morales del que no comenzaría a salir hasta el fin de la Guerra Fría. Pero ya estamos en otra época y esa es otra historia.

Debajo de este párrafo os dejo los enlaces a cada uno de los seriales que —con su ficha técnica y una breve reseña—, han sido publicados de forma integral en este blog. Las producciones de la Republic ocupan un lugar preponderante ya que esta compañía se especializó, en gran medida, en seriales de ciencia ficción. De la Universal sólo hay dos seriales —los de Flash Gordon— y, aunque cueste creerlo, ambos son superproducciones (algo poco frecuente para el género).

EL IMPERIO FANTASMA 
Serial de la Mascot (antecesora de la Republic) 
Año: 1935
Dirección: Otto Brower y B. Reeves Eason
Con: Gene Autry 
Episodios: 12






EL IMPERIO SUBMARINO
Serial de la Republic
Año: 1936
Dirección: B. Reeves Eason y Joseph Kane
Con: Ray "Crash" Corrigan y Lois Wilde 
Episodios: 12




EL MONSTRUO Y EL SIMIO
Serial de la Columbia
Año: 1945
Dirección: Howard Bretherton
Con: Robert Lowery y George Macready 
Episodios: 15






EL REY DE LOS HOMBRES COHETE
Serial de la Republic
Año: 1949
Dirección: Fred C. Brannon
Con: Tristram Coffin y Mae Clarke 
Episodios: 12



Como extra, os traigo un serial de CF de la Universal protagonizado por el gran Bela Lugosi. La pega es que se trata de una versión condensada que se hizo para televisión en 1949 —una práctica común por esos años (como la de pegar capítulos de a pares y pasarlos como teleserie)—. Aún así, es un caramelo para los amantes del género. 

El Acecho del Fantasma (1939) The Phantom Creeps, con Bela Lugosi

Clica en la imagen
El que se haya quedado con ganas de más o sienta curiosidad, pinchando en la imagen que aparece a la derecha de estas líneas, podrá acceder a mi canal de seriales, donde encontrará material completo de otros géneros (incluyendo, entre otros, seriales de Batman y Robin, Tarzán, Dick Tracy y El Fantasma).

4 comentarios:

  1. Anónimo1/5/13 17:59

    No tengo sino palabras de agradecimiento, porque me he quitado en un segundo 60 años, para volver a ser el niño que gozó con esas series. Escenas que tenía en mis recuerdos, pero no sabía donde estaban, ni a que película pertenecia, pero que al ver sus series es como si volviera al ayer, al viejo teatro donde me llevaban a los matinees acompañado de mi nana y su novio, el policía de la cuadra que esa tarde de domingo no estaba de servicio. Gracias nuevamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy emotivo su comentario. Gracias a usted por compartirnos sus vivencias y me alegro de que, recuperar unas cuantas imágenes, haya ayudado a recuperar también un pedazo de recuerdo personal.
      Es verdad que, a diferencia de los largometrajes, los antiguos seriales son muy difíciles de conseguir y no han tenido prácticamente difusión una vez pasada su época. Espero que mi pequeño granito de arena anime a otros a continuar enmendando este olvido histórico.
      Gracias por estar.

      Eliminar
  2. Donde se encuentra el serial da Republic del año 1945 "THE MONSTER PURPLE STRIKES AGAIN ?

    ResponderEliminar
  3. de JUNO1
    De verdad no nos queda más que felicitar a los autores de este blog..., son de gran utilidad todas las info que suben. No lo abandonen ya que lo agregué a mis favoritos.
    atte: desde Buenos Aires, barrio de Caballito.

    ResponderEliminar